El Valencia desdice a Garay y apunta que el jugador rechazó varias propuestas para su renovación

F. Estellés/ @siskoestelles

Tras el duro comunicado emitido por Ezequiel Garay contra el Valencia con una presunta campaña de desprestigio en su contra por parte de personas del club, el Valencia CF ha salido al paso de estas declaraciones contestando también con una nota oficial, en la que se muestra sorprendido por las declaraciones del central argentino, y apostilla que fue el defensa argentino quien rechazo “varias propuestas que mejoraban su contrato“, explica en su segundo punto.

La declaración institucional contiene tres puntos en los que en el primero muestra la sorpresa por la reacción del defensa, en el segundo desmiente que no hubiera ofertas y en el tercero, respecto a la inclusión el ERTE el Valencia, apunta que Ezequiel Garay rechazó suscribir el acuerdo alcanzado con los jugadores del primer equipo y el cuerpo técnico sobre la reducción de sus sueldos, por eso el club se vio obligado a incluirlo en el ERTE.

Comunicado del Valencia CF

1. Lamentar y mostrar su sorpresa ante dichas manifestaciones y recalcar que la entidad jamás ha querido entrar en polémicas públicas con sus futbolistas, parte importante de la entidad. Muy al contrario, el club le ha mostrado en todo momento su cariño y su respaldo constante.

2. Como el propio jugador indica, su renovación comenzó a tratarse en el mes de julio de 2019, habiendo rechazado desde ese momento varias propuestas que mejoraban su actual contrato como jugador de fútbol profesional con el Valencia CF, decisión totalmente respetable y lícita.

3. Respecto a su inclusión en el ERTE, al igual que el resto de los empleados, el motivo exclusivo por el cual el club se vio obligado a ello fue que el jugador fue el único futbolista que rechazó suscribir el acuerdo global alcanzado con todo el primer equipo y cuerpo técnico para la reducción de sus percepciones a excepción del jugador, con el objetivo común de ayudar de modo solidario a club y empleados en la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus. Dicha circunstancia fue obviada por el club precisamente para evitarle controversias y críticas públicas al respecto.

La renovación de Ferrán, la próxima patata caliente para el club/ fotos: Valenciacf

Mala imagen pública que debilita al club

Más allá de la guerra dialéctica entre el futbolista y la entidad en el cruce de declaraciones, el Valencia ha reaccionado con poca elegancia con el central, tenga o no tenga razón en sus formas el argentino. El momento delicado por el que ha tenido que atravesar el jugador, primero con su lesión, también por unas negociaciones que con la salida de Marcelino y de Mateu se truncaron, para coger otro rumbo, y en definitiva, el enroque en las dos posturas diferentes.

El Valencia ha mostrado poco tacto con el central argentino, y en el caso de no llegar un acuerdo para su renovación, -algo que ahora ya está cantado-, debía haber actuado antes, quizás con más rapidez, y sin la necesidad de ofrecer un pobre espectáculo de cara a la opinión pública que empobrecen al club, y debilita la credibilidad de sus dirigentes.

Pierde el Valencia, primero de cara a los jugadores de la plantilla, que pierden la confianza con la dirección deportiva y la propiedad. Y también la confianza de la afición, que una vez más observa como la plantilla se divide y se debilita justo en un momento en el que varios de sus jugadores franquicia – Ferran (junio 2021) Rodrigo (junio 2022), Parejo (junio 2022), Kondogbia (junio 2022) o Coquelin (junio 2022), entre otros- afrontan, de cara a la siguiente temporada, la renovación de sus contratos o la salida del club de Mestalla. Casos y ejemplos como en el Garay no ayudan.