Rubi dirigía al Girona FC y Marcelino al Villarreal CF