MAXI, ¿AMBICIÓN ECONÓMICA O DEPORTIVA?

Pedro Navarro
Pedro Navarro | @PedrinhoN007
Periodista deportivo

Articulo de opinión. Pedro Navarro

Hay una pregunta que muchos valencianistas se hacen y que más pronto que tarde tendrá respuesta ¿Será Maxi Gómez un pesetero, un mercenario más dentro del planeta futbol que se mueva exclusivamente por dinero…o no lo será? Las palabras pueden sonar ofensivas, pero no olvidemos que cualquiera en nuestro ámbito profesional podemos llegar a serlo (o no) si se nos plantea la ocasión.

Mucho se habla y mucho se publica estos días de julio sobre el fichaje de Maxi Gómez. Las negociaciones con el Celta, el intercambio por Santi Mina, el precio sobredimensionado del futbolista que poco a poco se fue recortando tras hábiles negociaciones y, ahora, la aparición del West Ham (equipo de media tabla de la Premier League con millones que le llueven del cielo gracias a la fantástica explotación  económica que hacen en Inglaterra de su campeonato) que vuelve a encarecer toda la operación.

No le demos demasiadas vueltas, no nos enfademos con Maxi si al final la operación se va al traste y el Valencia CF tiene que ir a buscar otro delantero. Al final es lo de siempre: decide la ambición personal del jugador.

Si prima la ambición económica el jugador se va con el mejor postor. Si es así, pues Maxi se irá a la Premier League. Allí seguro que estará cómodo, sin presiones en un equipo de mitad de tabla, jugando solamente las competiciones domésticas y ganando mucho más dinero que en Valencia. No suena mal, sólo hay que aprender inglés. Y en su derecho está, como dicen muchos profesionales del balompié, de mirar por el futuro de su familia. Y en esta sociedad capitalista ya se sabe ‘Quant més diners, més torrons’.

Ahora seamos románticos. Pensemos que prima más la ambición deportiva (que la económica) en un futbolista profesional a la hora de escoger.  Entonces sí es factible que el ariete uruguayo fiche por el Valencia CF. Si busca un equipo puntero, disputar la Champions y estar en uno de los clubes más grandes de LaLiga (por palmarés, el quinto tras Barça, Real Madrid, Atlético y Athletic Club de Bilbao) entonces puede dejar Vigo por Valencia.

Pero Maxi cobrará menos que en Inglaterra. Eso es así, y no porque el Valencia CF no quiera pagarle más, sino porque no puede pagarle más. Es la realidad del club valencianista, y así será unos cuantos años más, hasta que La Liga decida ‘democratizar’ (si alguna vez lo hace) y ser justa con el total de sus clubes, permitiendo un reparto más igualitario de sus ingresos económicos, no beneficiando descaradamente a los dos (o tres) de siempre.

Habrá quien piense, si el futbolista acaba en Inglaterra, que el Valencia CF debió pujar más fuerte por Maxi Gómez. Aquí las cifras del delantero charrúa de 22 años en sus dos últimas temporadas con el Celta: 75 partidos oficiales, 31 goles marcados y 9 asistencias. Comparémoslas con las cifras de Santi Mina (23 años) en sus dos últimas temporadas en el VCF: 83 partidos oficiales, 28 goles. 

Atendiendo a la comparativa, a mí la puja hecha por Maxi me parece más que suficiente.