Noventa minutos para agarrarse a la Champions League

F. Estellés/ @siskoestelles

El Valencia afronta este martes en el Juventus Stadium el primer partido decisivo de la presente temporada. El irregular inicio del conjunto blanquinegre en la Champions League con la derrota en casa contra la Juventus en Mestalla y el empate, que no entraba en los planes, del Valencia en Suiza contra el Young Boys, hacen que a falta que partido de esta noche contra el conjunto italiano sea decisivo de cara al futuro.

Con una mejoría anímica y en el juego después de encadenar tres victorias consecutivas, el Valencia ha cogido aire y se ha liberado del lastre de no saber ganar. Cierto es que el equipo, sobre todo en Liga, ha merecido más puntos de los que suma en la clasificación, pero también es cierto que en la Champions League el Valencia no ha dado su auténtica medida después. Ahora sólo le vale la victoria para depender de si mismo y jugárselo todo en Mestalla cuando reciba al Manchester a mediados de diciembre.

Este lunes Marcelino en la previa mandaba un mensaje claro; al Valencia sólo le vale la victoria para depender de si mismo, pase lo que pase en Old Trafford en el otro partido del grupo H entre ManU y Young Boys. “Venimos con la intención de ganar, es lo que nos sirve para depender de nosotros. Será un partido largo, difícil, puede que hasta tortuoso, pero el equipo está bien. Es difícil para los rivales enfrentarse al Valencia. A ver si tenemos el juego, la intensidad y el acierto para ganar”, apuntaba en la rueda de prensa.

Ayer, pese al mensaje que Marcelino ha venido transmitiendo a lo largo de toda la temporada en cuanto a reforzar el ánimo de su plantilla tras muchos partidos en LaLiga en los que el Valencia, según el técnico, “mereció ganar”, fue más autocrítico con la actuación del Valencia en la máxima competición europea.

Los blanquinegres no han estado a la altura en la Champions y Marcelino lo sabe. “Hubiera firmado estar en una situación mejor, tener más puntos. Estamos echando en falta el empate frente al BSC Young Boys, incluso no haber ganado en Manchester donde creo que lo merecimos. Y así la situación es más difícil de cara a este partido que es el más complicado. Con las últimas victorias, el equipo aumenta su confianza, su estado de ánimo es mejor, el nivel competitivo que mostrábamos no hay mucha diferencia, pero ahora somos más resolutivos en el último tercio”, apostilló.

Un once con pocos cambios

Para el partido de esta noche Marcelino a penas retocará el once con respecto al del pasado sábado en Mestalla. La lógica hace pensar que Murillo pueda entrar en el eje de la zaga en sustitución de Diakhaby, que se mostró muy inseguro el joven defensa ante el Rayo. Pero con Marcelino nunca se sabe y aunque él lo niega, el mister no cuenta demasiado con el defensa colombiano. La lógica hace pensar que esta noche sí se vestirá de corto y aparecerá en el once inicial.

Así, el probable once podría estar formado por Neto en la puerta, con el eje de la defensa para Paulista y Murillo, Gayá en la izquierda y Wass por la derecha, con un centro del campo formado por Parejo, Coquelin, Guedes y Soler. Arriba la delantera será cosa de un Mina en racha y Rodrigo Moreno que poco a poco empieza a despertar.

Ahora, sólo vale ganar en el Juventus Stadium para agarrarse a la Champions League donde el Valencia tiene que dar un salto de calidad y de ambición contra el ‘coco’ del grupo H. Una Juventus que además cuenta en la quiniela de los favoritos para para ganar la máxima competición europea. El Valencia, por historia y también por plantilla está capacitado para ganar a cualquier rival. Ahora solo falta que los Rodrigo, Batshuayi, Gameiro y compañía despierten a tiempo y estén a la altura para poder dar la sorpresa en Turín. Sólo así el Valencia vivirá su primera final en Mestalla contra los diablos rojos.

El partido a las 21.00 horas en el Juentus Stadium de Turín.

El Valencia se ejercitó en el Juventus Stadium/ Foto: Valencia CF