El CSKA doblega al Valencia en la Frontera (71-96)

@semvalencia

Valencia Basket se estrenó en su quinta participación en la Turkish Airlines Euroleague con una derrota ante el vigente campeón de la competición, el CSKA Moscow, por un resultado de 71-96.

El entrenador Jaume Ponsarnau utilizó a Guillem Vives, Alberto Abalde, Fernando San Emeterio, Brock Motum y Mike Tobey. Kurbanov y un triple lejano de Mike James dieron una primera renta al equipo ruso y Hilliard la amplió a siete puntos antes de que San Emeterio y Tobey abrieran el marcador taronja desde el tiro libre. Un 2+1 de James puso el 2-11 tras los primeros tres minutos antes de tres tiros libres seguidos de Tobey y Motum. Hilliard convirtió y un alley-oop bajado por Tobey fue la primera canasta en juego del equipo taronja. Pero Hines contestó con otro mate en el otro lado y Vorontsevich puso el 7-17 al paso por el minuto 6. Valencia Basket seguía anotando desde el tiro libre de la mano de Dubljevic, que después convirtió el gancho y luego asistió a Labeyrie, que no perdonó desde la personal para bajar la desventaja a cuatro (13-17). Vorontsevich cortó el parcial taronja con un triple, Labeyrie siguió metiendo desde la personal y Sastre en transición tras un robo recortó un poco más (-3) antes de la canasta de Vorontsevich y la transición de Clyburn que lo dejaban en 17-24 al final del primer cuarto.

Cuatro puntos seguidos de Dubljevic, con un tapón en las alturas de Labeyrie de por medio volvieron a poner a tres al equipo taronja antes del triple de Vorontsevich. Ndour debutó en partido oficial. Marinkovic se estrenó en la Euroliga con un 2+1 para poner el 24-27 al llegar al minuto 14. Hilliard espabiló la ofensiva rusa con cinco puntos seguidos y aunque Labeyrie y Ndour no aprovechaban todos sus tiros libres, el primer triple taronja del partido, obra de Motum, llevó el partido a la mitad del segundo cuarto con 29-32. Tras el tiempo muerto, Mike James sacó a su equipo del mal  momento con cuatro puntos seguidos y pese a los puntos de Dubljevic y San Emeterio, el base del equipo ruso siguió protegiendo la renta del CSKA con acciones individuales. Dubljevic le aguantó el duelo anotador pero la ventaja rusa volvió a los nueve puntos antes de un triple de Sastre. Van Rossom desde la personal lo bajó a seis pero dos triples finales de Hilliard y Baker mandaban el partido al descanso con 38-50.

Hilliard hizo un poco más grande la herida metiendo la primera de la segunda mitad y un triple de San Emeterio fue contestado por otro de Vorontsevich. Abalde y Motum mantenían encendida la ofensiva taronja pero los triples rusos pusieron el 43-58. El australiano asumió la responsabilidad ofensiva pero el CSKA devolvía todos los golpes con canastas de mérito para mantener su renta. Y cuando el equipo taronja entró en una crisis de acierto la amplió a 22 de la mano de James y un triple de Hilliard. Un triple de Van Rossom cortó el parcial en contra y Motum se coló hasta la cocina para anotar a tabla pero Hackett contestó con un triple. Motum siguió anotando pero el equipo ruso anotaba de fuera para no dejar que su renta bajase de la veintena y llegar con 54-76 con diez minutos por jugar.  

El último cuarto comenzó con Bolomboy poniendo a prueba la resistencia de los aros y con Clyburn anotando desde fuera, haciendo estériles las canastas de Sastre y Labeyrie. Un pequeño arreón ofensivo de Mike Tobey disminuyó ligeramente la desventaja taronja pero Voigtmann alargó el acierto ruso desde el triple. Maurice Ndour convirtió desde la media distancia y Tobey seguía encontrando el aro, aunque solo sirvió para dejar el marcador final en 71-96.