El Valencia pierde en Cádiz tres puntos y parte de su dignidad en un partido condicionado por el presunto insulto racista de Cala a Diakhaby (2-1)

F. Estellés/ @siskoestelles

El Valencia pierde ante el Cádiz los tres puntos, y parte de su dignidad, después de un lamentable partido en el que Diakhaby recibió, presuntamente, un insulto racista de Cala. Una acción tras la que los jugadores blanquinegres abandonaron del terreno de juego y se fueron a la caseta. Tras la retirada de los futbolistas el partido no se debió reanudar… Lo de menos es el dominio del Valencia, las ocasiones, o los goles. Lo de menos es lo que sucedió a partir del minuto veintinueve en el pasto del Ramón de Carranza. Hoy perdió el fútbol. Hoy el valencianismo ve mancillado parte de su historia. Lo de menos es el partido.

Vuelta al trabajo. Volvía La Liga tras el parón por los compromisos internacionales de clasificación para el Mundial, y el Valencia tenía la oportunidad de encadenar dos victorias consecutivas tras el triunfo en Mestalla, el pasado 21 de marzo contra el Granada.

Los de Javi Gracia visitaban el Ramón de Carranza para dirimir tres puntos importantísimos en la certificación de la permanencia ante el Cádiz del ex valencianista Álvaro Cervera en un partido complicado porque los gaditanos también se jugaban la vida.

Con la confianza de la última victoria liguera y con el descenso a diez puntos de distancia los blanquinegres estaban obligados a despejar dudas ante un rival directo pero inferior, sobre el papel, en cuanto a plantilla y presupuesto. Sin embargo, el Cádiz es un equipo con personalidad que se iba a dejar la piel por doblegar a un Valencia tan irregular como poco fiable, sobre todo, cuando juega fuera de casa.

Gracia, con la notable baja de Cillessen, lesionado con su selección, tiró de once previsible con la línea de cuatro en defensa formada por Paulista, Diakhaby, Gayà y Coreia. En la media puso al doble pivote formado por Racic y Soler, con Wass y Blanco en las bandas. Mientras en ataque alineó a Guedes, en funciones de segunda punta, y la sorpresa en el once de Gameiro.

Pronto se acercó el Valencia al área gaditana tras una falta provocada por Gameiro que se ejecutó sin consecuencias hasta que el rechace del libre directo cayó en la frontal del área a Wass, que sin pensarlo disparó desde la frontal del área y obligo a Ledesma a estirarse para desviar a córner.

En el minuto diez, en otro saque de esquina, ejecutado en corto, el cuero le llegó a Wass de nuevo que intentó sorprender a Ledesma con otro pepinazo que el portero despejó a corner. Crecía el Valencia que se acercaba con asiduidad a la portería gaditana. Buen inicio de los blanquinegres.

Algo lento el Valencia en la elaboración del juego, el Cádiz esperaba el error de los blanquinegres. Así, tras la recuperación en medio campo tras error de Racic, el cuero acabó en el corner que se ejecutó en corto, y que tras un rechace acabó en el área para que Cala se adelantara a los centrales y rematara a gol tras la media salida de Jaume. Se adelantaba el Cádiz; (1-0). Una llegada, un gol. Los locales maximizaban sus ocasiones.

Contestó el Valencia con personalidad, en el minuto dieciocho, tras unos minutos de zozobra. y tras una maravillosa jugada colectiva, el balón le llegó a Guedes en línea de tres cuartos que filtró entre los dos centrales cadistas para que Gameiro al espacio tocara con el exterior para batir a Ledesma. Bello tanto de empate. El Valencia se rehacía con calidad. Empataban los blanquinegres (1-1).

Insulto racista

A la media hora del partido, en una jugada aislada fuera de la acción de juego Diakahby vio amarilla tras revolverse el central francés ante Juan Cala, tras una acción algo confusa en la que el central del Valencia vio la cartulina, pero el jugador del Valencia se revolvió afrontado ante lo que, previsiblemente, fue un comentario racista del defensa del Cádiz.

Los jugadores del Valencia, secundando a su compañero y tras hablar con el colegiado Medié Jiménez, se retiraron del campo ante la indignación por el comportamiento de Juan Cala. Momentos confusos en en el Ramón de Carranza y todos los jugadores y cuerpo técnico del Valencia en la caseta tras abandonar el pasto gaditano, ante lo que previsiblemente fue un insulto racista. Los futbolistas blanquinegres, secundando a su compañero, no dudaron un segundo por respaldar al joven central del Valencia. Gesto de dignidad, comportamiento ejemplar de los futbolistas blanquinegres.

Tras más de diez minutos suspendido el partido, con los futbolistas del Valencia en vestuarios, al final salieron al campo, eso sí, sin la presencia de Diakhaby, que fue sustituido por Guillamón. En un escenario enrarecido por los acontecimientos, el Valencia intentó sobreponerse con rabia y buscando la puerta de Ledesma… Pero ya nada era igual. Cambiaba el partido, el fútbol era lo de menos.

Un tuit del Valencia para explicar la decisión de volver: “Nuestro TOTAL APOYO a @Diakhaby_5 𝗡𝗢 𝗔𝗟 𝗥𝗔𝗖𝗜𝗦𝗠𝗢. El jugador, que ha recibido un insulto racista, ha pedido a sus compañeros que vuelvan al campo a luchar. TODOS CONTIGO, MOUCTAR”, insuficiente mensaje. Error volver al terreno de juego para una entidad histórica y que representa a miles de aficionados del Valencia, al deporte y al fútbol. El partido no se debería haber reanudado.

El central francés durante una acción del partido/ Foto: Valencia CF.

Pero el cuero volvió a rodar en un ambiente enrarecido, y en el minuto treinta y seis, una gran combinación colectiva, acabó con el cuero en las botas de Correia en la derecha, que desde dentro del área se sacó un derechazo que se estrelló en el palo izquierdo de la portería del Cádiz. Ocasión clara.

En el minuto cuarenta y cuatro otra buena acción blaquinegra acabó con una internada por la derecha de Guedes que apuró línea de fondo centró atrás y su servicio acabó con despeje de la defensa cadista a corner en una ocasión que pudo acabar en autogol.

Pese a la reanudación, pese a las ocasiones, pese al dominio del Valencia, lo de menos, tras el incidente presuntamente racista, era el fútbol, el partido era lo de menos. Bochornoso momento para el fútbol español, bochornosa situación. Indigno.

El Valencia perdona, el Cádiz no

Sin Cala en el campo porque fue sustituido por Cervera empezó la segunda parte. En el minuto cuarenta y siete, una falta en la izquierda favorable al Valencia la ejecutó José Luis Gayá intentó sorprender a Ledesma con un lanzamiento directo que salió rozando el larguero de la meta cadista.

En el minuto cincuenta y seis, unas manos de Correia en la derecha acaban con un libre directo que remató de cabeza Negredo tras elevarse por encima de la defensa blanquinegra. El remate del madrileño se fue por poco. Clara ocasión, esta vez para los locales.

En el minuto sesenta y cinco una larga combinación del Valencia acabó con una combinación entre Gayá y Racic para que el serbio, tras recibir la asistencia del de Pedreguer, se sacara un derechazo para que Ledesma desviara a corner. Buena ocasión para el Valencia que se reactivaba.

En el minuto sesenta y ocho el colegiado no vio penalti de Mauro sobre Wass cuando el danés se internaba en el área tras recibir un balón filtrado y ser derribado, con un empujón, por el central gaditano. Ni el colegiado vio pena máxima, ni se corrigió en el VAR una jugada controvertida porque el jugador blanquinegre era derribado cuando lo tenía todo a favor.

En el setenta y dos entraban Vallejo y Cheryshev por Blanco y Wass. Más pólvora para los últimos minutos de partido. Y precisamente una combinación entre los dos hombres de refresco, por la banda izquierda, pudo acabar en el segundo gol después de que el ruso centrara al primer palo donde Vallejo remató de primeras y Ledesma, muy atento, sacara con el cuerpo el remate del gaditano del Valencia. Sin duda, el portero argentino estaba salvando al Cádiz de encajar una goleada.

Un minuto después era Cheryshev quien recibía de Guedes y se sacaba un disparo que acabó en corner tras tocar en Carcelén. El Valencia llegaba. Los blanquinegres merecían el gol. Sin embargo, en un partido infame para el valencianismo, en una acción mal defendida por el Valencia, Mauro, que había sustituido a Cala, remataba de cabeza, desde el punto de penalti, totalmente solo. La injusticia, esta vez sobre el pasto, se cebaba con el Valencia y los gaditanos marcaban el segundo; (2-1).

Con tres minutos de añadido el marcador ya no se movió. Derrota del Valencia en un partido que no debió reanudarse desde que Diakhaby abandonó el terreno de juego a la media hora de partido.

Ignominia para el valencianismo. Partido infame en el que la derrota es lo de menos. Sin Diakhaby en el campo y la reanudación del partido el Valencia ya había perdido.

Presionados por LaLiga

Todavía en caliente, el capitán José Luis Gayà relataba los hechos a la televisión con derechos de retrasmisión: “Nos ha dicho que le ha insultado de forma racista. Hemos salido a jugar porque nos han dicho que nos podrían quitar los tres puntos y alguno más. Él nos pidió que saliéramos. Está hundido, un insulto muy feo… Estamos con él a muerte”.

Después, en sala de prensa, era el mister, Javi Gracia, quien ratificaba las palabras de Gayà: “Nos han informado de que, si no volvíamos, podíamos ser sancionados. Diakhaby ha dicho que él no se encontraba para jugar pero que jugáramos ante esa posible sanción. Ninguno de los árbitros había oído nada

El club, a la hora de cierre de esta crónica, todavía no se había pronunciado públicamente.

Ficha técnica

2. Cádiz CF: Ledesma, Carcelén, Fali, Juan Cala (Marcos Mauro, 45’), Alfonso Espino, Jonsson, José Mari, Salvi, Perea (Alejo, 62’), Jairo (Pombo, 79’) y Negredo (Malbasic, 74’).

1. Valencia CF: Jaume Domènech, Thierry Correia (Yunus Musah, 90’), Diakhaby (Hugo Guillamón, 30), Gabriel Paulista, Gayà, Racic, Soler, Wass (Manu Vallejo, 73’), Álex Blanco (Cheryshev, 73’), Guedes y Gameiro (Cutrone, 89’).

Goles: 0-1 Cala, 14’; 1-1 Gameiro, 19’; 2-1 Marcos Mauro 88’.

Árbitro: Medié Jiménez (C. Catalán). Amonestó a Salvi, Juan Cala, Diakhaby, Gabriel Paulista

VAR: Hernández Hernández (C. Canario).