Fernando Brotons: «Las instituciones se llenan la boca hablando de la necesaria colaboración público-privada a la hora de promocionar estos eventos, pero más allá de aparecer en las fotos, su aportación es muy escasa»

El director del torneo de fútbol base internacional, cuya primera edición fue en 1994, repasa la historia de un evento que en su 30 aniversario contará con 197 equipos de 21 países de cuatro continentes una semana después del campeonato de futsal

SempreValencia/ @semvalencia

La Costa Blanca Cup celebra este próximo verano su treinta aniversario en cuanto a su campeonato de fútbol base internacional. Un acontecimiento deportivo que nació en 1994 y ha tenido como motor, como eje de crecimiento (este 2024 llegarán para esa 30.ª edición 197 equipos de 21 países a La Marina Baixa) a la empresa Tour-Sport Promociones Deportivas.

Sus CEO son Fernando Brotons y Daniel Artíguez. Los directores del torneo repasan la historia y trayectoria de este torneo, que significa un empuje y una suma continua a través del deporte a la región.

-¿Cómo nació la idea de este torneo?

-Nació a raíz de un viaje a un torneo internacional que nosotros hicimos, cuando teníamos 17 años, a Dinamarca y a Suecia. Después de ese viaje, nos fuimos a estudiar nuestras carreras y al terminarlas, unos años más tarde, surgió el proyecto.

-¿Qué objetivos os pusisteis con la primera edición?

-Desde la primera edición teníamos muy claro que debíamos de contar con participación extranjera. Es uno de los pilares sobre los que se asienta el proyecto. Y lo conseguimos con la presencia de equipos de siete países.

-Desde el primer momento activasteis las categorías femeninas y siempre, casi como pioneros en torneos de estas características, habéis sido pioneros ¿Cómo valoráis esto?

-En aquella época era dificilísimo conseguir equipos femeninos. Había muy pocos equipos, muy pocas jugadoras y desde luego apenas existía el fútbol base femenino. Pero teníamos clarísimo que tenía que estar en la CBC. Y teníamos muy claro también que, trayendo equipos extranjeros, sobre todo de EEUU y de los países nórdicos, en donde por aquellos años el futbol femenino estaba mucho más desarrollado y su práctica muy normalizada, atraeríamos a equipos españoles. Y así fue. Costó, pero lo conseguimos, Y desde entonces no ha dejado de haber participación femenina ni un solo año.

-¿Cuáles son los principios, valores, en los que se asienta?

-El torneo se asienta sobre tres pilares. Por un lado, el carácter internacional: en este sentido es primordial tener una amplia y diversa participación de equipos extranjeros. La posibilidad de jugar contra chicas y chicos de otros países es uno de los máximos atractivos del torneo.

Por otro lado, los valores: esa participación internacional permite compartir experiencias tanto deportivas como personales. De este modo, contribuimos al desarrollo integral de los participantes a través de los valores que promueve el deporte y facilita la relación de las participantes con otros deportistas de distintas costumbres, idiomas, nacionalidades.

Pero además, la convivencia durante unos días del propio grupo, fuera de su entorno habitual y participando en una competición deportiva, reforzará una serie de valores inherentes a la práctica del deporte en equipo: solidaridad, esfuerzo, compañerismo, trabajo en equipo, cohesión del grupo. Y, además, la aportación al turismo deportivo: en clave turística, la presencia de jugadores de otras regiones y países, acompañados de sus familiares, contribuye de una manera notable a la dinamización del turismo en las localidades sede.

En ese sentido, los eventos deportivos son elementos clave en el desarrollo turístico de las ciudades. El torneo contribuirá a fortalecer el posicionamiento de la Comunitat Valenciana como destino de turismo deportivo, ayudando a construir una imagen positiva, asociando la marca Comunitat Valenciana a deporte, salud y valores.

-Si vamos a las cifras, ¿qué números manejan en totales de equipos que han participado, jugadores y jugadoras, en suma riqueza a La Marina Baixa?

-A lo largo de estas 30 ediciones han pasado por el torneo 6.000 equipos de fútbol, lo que ha supuesto la participación de 95.000 jugadores provenientes de 87 países.

-¿Cuál ha sido vuestra aportación directa para el funcionamiento del torneo y cuál la de ayuda, apoyo de instituciones o empresas privadas?

-Lamentablemente, este tipo de eventos, que generan un retorno turístico tan importante para la Comunitat Valenciana y que además apuestan por la promoción de la práctica deportiva y la transmisión de valores a través del deporte, no reciben apenas colaboración por parte de las instituciones. Tampoco de la empresa privada, que busca más un retorno económico directo a la hora de apoyar un evento, que la asociación de su marca a lo que representa el torneo. El torneo es económicamente sostenible gracias al modelo de evento que desde Tour-Sport venimos desarrollando en estos 30 años.

Después de 30 años, tampoco tenemos el reconocimiento que creo que nos hemos ganado a lo largo de tanto tiempo aportando, de tanto tiempo sumando

Fernando Brotons

-Es decir, Tour-Sport Promociones Deportivas es el motor directo. ¿Qué necesitáis para crecer y poner en valor como corresponde el trabajo que lleváis realizando e invirtiendo los últimos 30 años?

Las instituciones se llenan la boca hablando de la necesaria colaboración público-privada a la hora de promocionar estos eventos, pero luego más allá de aparecer en las fotos, su aportación es muy escasa. Necesitamos crecer y para ello hay que traer más gente a la Comunitat Valenciana, que sigan generando retorno turístico presente y futuro, pues todo aquel participante que viene a la Costa Blanca Cup se convierte automáticamente en un futuro turista de la Comunitat Valenciana.

Por otro lado, después de 30 años, tampoco tenemos el reconocimiento que creo que nos hemos ganado a lo largo de tanto tiempo aportando, de tanto tiempo sumando. Hemos dado tanto, que nos hemos ganado el derecho a pedir, por lo menos respeto y reconocimiento a nuestro torneo.

Daniel Artiguez y Fernando Brotons, directores de la Costa Blanca Cup

-Este torneo vertebra la comarca y visibiliza y suma turística y deportivamente a muchos municipios.

Sí, además eso. Ocho municipios de dos comarcas, las Marinas Alta y Baixa, son sedes de la CBC. Por todas ellas pasan todos los participantes. El torneo se convierte en una excelente herramienta para unir a la Comunidad, promover un estilo de vida activo y fomentar el turismo local.

-¿Cómo definiríais la trayectoria del campeonato hasta la actualidad?

-Nacimos con vocación de crecimiento, de permanencia y de sostenibilidad. Y las tres premisas las hemos conseguido. Superando incluso épocas de crisis económicas y de crisis sanitarias (COVID-19). Y hemos conseguido los objetivos que nos marcamos.

-¿Qué jugadores o jugadoras han ido pasando por este torneo y han llegado incluso a la élite o la profesionalidad?

Los más conocidos son Xabi Alonso, Aritz Aduriz, Iraola, y en categoría femenina Tere Saurí, María José Mayor ‘Gulit’, Ángeles Olmeda o Ruth García, entre otras. Además, en la primera edición de reanudación tras la parada obligada por la pandemia de 2020 tuvimos como embajadora a un referente actual como Sandra Paños.

-¿Hacia dónde seguís dirigiendo el foco de la Costa Blanca Cup?

-Necesitamos crecer y nuestra apuesta firme sigue siendo la de reforzar el pilar de la participación de equipos internacionales, que le den sentido a los otros dos pilares del turismo deportivo y de la promoción de valores.

-En esta edición presentáis una novedad como es la activación de una edición en el Caribe para 2025?

Así es. Para Semana Santa de 2025 organizaremos la Costa Blanca Caribbean Cup, en Punta Cana (República Dominicana). Un reto ilusionante y arriesgado a la vez, pues la organización de un evento deportivo en un país extranjero implica desafíos logísticos, financieros y de coordinación.

-¿Qué preparáis para esta edición tan especial? ¿Por lo pronto, el torneo de futsal se celebrará una semana antes?

-Es una decisión que tomamos por la falta de alojamiento con la que nos estamos encontrando últimamente. Es difícil conseguir 4.000 camas en la misma semana y hemos dividido el evento en dos semanas para poder alcanzar ese número de camas.

-¿Cómo debe ser el futuro del torneo?

-Tiene que ser con vocación de crecimiento, de permanencia y de sostenibilidad.