Los sabores otoñales y los sentidos confluyen en la velada de ‘La Ferrera’

F. Estellés/ @siskoestelles

Sucedió el pasado viernes en el ‘Restaurant La Ferrera’ . Fue una noche inolvidable en  la que la luna llena, el mar Mediterráneo de Pinedo y la propuesta gastronómica que diseñaron Chabe Soler,  Lola Soler y María Lluch fueron los aditamentos para disfrutar de una velada irrepetible. Una noche original, con un juego a través de los sentidos gracias a la unión de pocos elementos. Un sencillo nombre para el evento, “Sabores de otoño”, todo un mundo de sensaciones.

Inicio. Fue una noche mágica y divertida a partes iguales, basada en un juego gastronómico y sensorial en el que cinco bebidas, con cinco platos y cinco sabores protagonistas y su maridaje con el vino, recorrieron las papilas gustativas del paladar en una velada apasionante.

El evento gastronómico se realizó en la terraza trasera del restaurante La Ferrrera. Un lugar privilegiado con vistas a la playa  de Pinedo que contó, como testigo de excepción, con una gigantesca luna llena que  no se quiso perder este juego gastronómico en primera línea de mar… La singular velada  se fraguó de la unión de la chef ejecutiva del restaurante ‘La Ferrera’, Chabe Soler, y de la sommelier y enóloga María Lluch, que ha desarrollado su labor profesional en bodegas como el Celler del Roure, Vegalfaro y Enrique Mendoza. La maestra de ceremonias fue Lola Soler, propietaria de la sala -junto a su hermana Chabe-  y encargada de la gestión del establecimiento.

Empieza el juego

Desarrollo. A las 21.00 horas el restaurante abrió sus puertas. Lola Soler, gran anfitriona, atenta y detallista fue recibiendo a los comensales del evento gastronómico con mimo; Un vermut de bienvenida para los privilegiados, que fueron recibidos en la elegante terraza que antecede a las salas. Una terraza amplia y elegante como ‘La Ferrera’, un bonito restaurante de corte mediterráneo y minimalista.

Tras el vermut y frugal picoteo se pasó a la sala, y allí empezó todo. Una pequeña descripción del juego y una enorme cartulina en el centro de cada mesa, -compuestas por ocho o nueve personas-, en las que había que indicar los gustos que se reconocían con cada vianda que traían a la mesa con su correspondiente vino maridado. El equipo ganador sería la mesa que más puntos, -a modo de monopoly-, sumara al reconocer los sabores.

La coca y el esgarraet/ @siskoestelles

Risas, muchas preguntas a la enóloga María Lluch, y elogios a Chabe Soler por los platos que se sacaron para cenar y jugar, sentir y disfrutar de esta original experiencia gastronómica otoñal…. Hubo entrantes clásicos, como el jamón acompañado con mini hamburguesas.  También se sirvió una interpretación sabrosa de la coca salada valenciana con toques vegetales muy aromáticos y ahumados, u otros más arriesgados como una reinvención del esgarraet sobre un pequeño gofre, acompañado con una dulce galleta con queso fresco puras delicatessen Los caldos: desde un gingerale fresco, pasando por vinos como ‘Safrá ‘de las bodegas de Pablo Calatayud “Celler de Roure”, o el espumoso ‘Luna’ de “Bodegas Murviedro”.

Divertido e interesante experrimento culinario. Un viaje sensitivo para recibir el otoño que recorrió todos los sabores conocidos por nuestras papilas gustativas. Y como todo en esta vida, lo importante no fue quien ganó el original juego sino el camino que una treintena de personas recorrieron en este evento para reconocer todos los gustos con el maridaje entre cocina mediterránea y vinos. La gastronomía como principio y como fin en un entorno maravilloso y un ambiente muy propicio para dejarse llevar.

El epílogo. ‘La Ferrera’ es cocina mediterránea dónde se pueden degustar los platos típicos de la tierra con la base de los mejores productos de temporada. Pero, sin duda, el valor añadido de este coqueto restaurante lo ponen la pasión y la profesionalidad de las hermanas Soler. No dejen de visitarlas. Cocozcan el ‘Restaurant La Ferrera’, porque está muy cerca de Valencia, a tan solo unos minutos del Cap i casal, en el Paseo de la Playa de Pinedo SN, 46012 Valencia. Seguro que repetirán.

De derecha a izquierda: Lola Soler, María Lluch y Chabe Soler. / @siskoestelles