El Valencia en caída libre y sin frenos

Garay multiplicó su trabajo ante el dominio del Málaga/ Foto: Lázaro de la Peña.

@semvalencia
El Valencia esta en caída libre, sin frenos, sin fútbol, sin ánimo, sin Mestalla.  Una segunda parte sin fútbol y empate con resignación ante el Málaga (2-2) en el minuto 93 de juego. Prandelli, el técnico italiano, sabía que era un desafío muy difícil. Es un club histórico, que quiere estar arriba y crecer. “Todo el mundo tiene que darse cuenta de que estamos en una situación complicada”,  “Debemos ser siempre optimistas”. “No solo pensar en el resultado”.

El equipo necesita líderes, actualmente nadie es capaz de sostener y tomar las riendas del Valencia. El fútbol castiga una vez más al Valencia y no es una casualidad. Es un equipo cargado de tensión que se bloquea en los últimos minutos y si algo puede salir mal, sale mal. En casa no suman más de un punto por jornada y fuera de Mestalla ni  tan siquiera suman. Así el equipo va directo a segunda división sin frenos.

Mestalla no es el pulmón de antaño

El Valencia necesita al público, su ilusión, su empuje y este no lo hace. Si bien es verdad que no hay por donde coger el juego del equipo pero necesita como el comer hasta el último aliento. El rugir de la grada de Mestalla se ha convertido en poco más de un año de la mejor de España en una auténtica necrópolis. No es cuestión de buscar culpables, si preguntas a las personas representativas en la grada te dicen que el Valencia esta buscando una solución al respecto, desde octubre la están buscando, eso les dicen desde la directiva y el público se enfada dentro del propio Mestalla como en una guerra civil. Hay mucha tensión, más con el actual estado del equipo, entre los propios dirigentes se acusan unos a otros, y les anticipan que el propio Valencia piensa contratar una “charanga” como si el Valencia fuera una feria ambulante, “el propio Valencia CF es un polvorín”.  No es cuestión de buscar culpables, hay que encontrar soluciones a los problemas del Valencia, actualmente son muchos los escollos y frentes abiertos.